Common Action Forum 2021

Movilidades y movilizaciones: prólogo transatlántico para un futuro comunitario, cosmopolita y conectado
Madrid, España | 18 de Noviembre 2021

CAF 2021 Report.pdf
[ en contrucción ]

Presentación

El ser humano necesitó cerca de 300 mil años para extenderse por un planeta que hoy podemos recorrer en pocas horas, y otros 50 mil en cruzar un océano que la comunicación digital sortea en un instante. Esta transición ha hecho de nosotros una especie tan global como fragmentaria. Hoy, a 500 años desde la edad de las grandes colonizaciones y apenas a 200 desde la segunda revolución industrial, el vasto y desconocido mundo de antaño es una red de interconexiones y realidades compartidas.

El movimiento se ha convertido en el principio, la regla y el valor fundamental: personas, mercancías, divisas, información, datos… Todo se mueve. Todo se acelera. Y con ello, nuestros modelos de sociedad se enfrentan cada vez más a sus propios límites, generando movilidades y exigiendo la movilización, sobre todo, de los más vulnerables. Los perjudicados por este dinamismo descontrolado y asimétrico.

leer más +

En el corazón de este desafío radica también una cuestión social. La rapidez con la que los distintos flujos se mueven por nuestro mundo tiene un rol indiscutible en el establecimiento de identidades: ya no existen circuitos aislados de reproducción endogámica sin embargo, el motor de la cultura moderna sigue siendo el individualismo, en vez de la alteridad.

La pandemia de la COVID-19 ha expuesto más que nunca la importancia del movimiento. Más allá del apagón en el sistema global de transportes o del colapso del comercio, el confinamiento en los entornos de pobreza y violencia que caracterizan a buena parte del planeta fue una experiencia mucho más dura que la mera sensación de encierro. Además, la logística y la distribución y administración global de la vacuna se ha topado con constantes obstáculos burocráticos. Por si fuera poco, hemos sido testigos también de cómo determinados países, que venían alimentando sus políticas con la peligrosa mezcla entre negacionismo y conspiraciones, instrumentalizaron la crisis para aumentar su control sobre la ciudadanía o para desarticular protestas sociales.

Las encrucijadas del presente y los desafíos históricos que nos han traído hasta aquí, exigen reimaginar el futuro desde las transformaciones más urgentes. El eje iberoamericano es hoy un espejo de los procesos y conflictos que caracterizan al mundo en su conjunto y se vuelve, por ende, el punto de partida perfecto para un nuevo rumbo civilizatorio. Para repensar la ciudadanía, las migraciones, la comunicación y el resto de flujos que caracterizan la realidad global de hoy y de mañana; hacia una sociedad verdaderamente cosmopolita e interconectada.

Sesiones

1ra SESIÓN
Comercio como paz y migración como conflicto: nuevos límites de la movilidad ante una creciente crisis ambiental

leer más +

La crisis climática llama a nuestra puerta, y la pandemia de la COVID-19 no ha sido solo un desafío para la coordinación multilateral, sino un síntoma inequívoco del desequilibrio ecológico que asola el planeta. La proliferación de fenómenos meteorológicos extremos y el ahondamiento de las desigualdades van a seguir empujando hacia una crisis migratoria irrefrenable. Mientras, las derivas ultranacionalistas y autoritarias de muchos países alimentan el miedo a las personas migrantes para avanzar en agendas de securitización y en políticas xenófobas y discriminatorias. ¿Es posible detener los flujos de personas en un mundo en el que las mercancías y el capital parecen no encontrar fronteras? Abordar esta asimetría sistémica y repensar la libertad de circulación y los dilemas migratorios es, necesariamente, poner sobre la mesa las claves para un nuevo relato de mundo más sostenible, en especial ahora, a las puertas de la exploración ultraterrestre.

2da SESIÓN
Ciudadanías iberoamericanas: retos de integración en una era post-identitaria
leer más +

Desde la crisis de 2008 y ante el incremento de las desigualdades, sobre todo en zonas como el sur de Europa y el continente americano, nuevas formas de movilización social han ganado protagonismo. Estos nuevos modos de ejercer ciudadanía están atravesados por paradigmas móviles y nuevos tipos de «capitales», entretejidos por la transversalidad de problemáticas identitarias tradicionales, como la raza, la clase, el género o el credo; pero también por factores apenas considerados hasta ahora. La coyuntura global exige de una movilización capaz de dar respuesta a las grandes cuestiones de nuestro tiempo, pero también de una nueva manera de llamar al cambio, que entienda nuestra realidad desde la diversidad en vez de la segregación, desde el abordaje real de las tensiones sociales y no desde llamados ingenuos a la solidaridad. El primer gran paso del desafío contemporáneo es abordar las nuevas dinámicas sociales y comunitarias en una época marcada por la precariedad; y comprender cómo nos mueven y cómo nos definen.

3ra SESIÓN
Ubi imus: las artes como herramienta para la transformación
leer más +

El pragmatismo de lo cotidiano funciona imponiendo perspectivas sobre los objetos, sujetos y hechos con los que nos relacionamos. El arte, por su parte, ha sido a lo largo de la historia un territorio de experimentación fértil para poner perspectivas a prueba y desvelar nuevos horizontes. Como signo de los tiempos, el movimiento y la velocidad permean las instituciones y las percepciones humanas, y por tanto también las emociones y la propia cultura. Factores como el consumo, la fugacidad, el poder, el deseo y la revolución digital atraviesan las artes. En una era tecnológica y economicista, caracterizada por los grandes retos globales de la posmodernidad, y desde una región de encuentro entre innovaciones y tradiciones milenarias, hemos de preguntarnos ¿Cómo sigue operando la potencia crítica, creadora y transformadora del arte? ¿Puede aún incidir y dialogar en un mundo atrapado por sus propios marcos axiológicos?

4ta SESIÓN
Aquí yacen leviatanes: desafíos democráticos en la era digital

leer más +

Los flujos de información que atraviesan todas nuestras interacciones están mediados por un factor común: la tecnología. La enorme velocidad a la que se entrevera con nuestras vidas hace tan difícil regularla como entender sus consecuencias; ya sea en nuestro día a día o en nuestras comunidades. Los conglomerados tecnológicos transnacionales se han colado en nuestros salones y nuestros bolsillos, ejerciendo de protagonistas biopolíticos. El mercado financiero extiende la alfombra roja para que el ciudadano medio participe en su casino global, compensando con promesas las desilusiones de la economía material. El conocimiento está hoy tan cerca como el ruido y la desinformación; y las nuevas formas de participación florecen al mismo tiempo que la posverdad, la banalización de la política y las brechas digitales. Los datos nos conectan, nos inundan, nos orientan, nos confunden pero también nos conforman. ¿Cómo encaramos estos riesgos? ¿Es posible salvaguardar la autonomía y la ética en la era del Big Data?

Partners